El mundo del diseño de interiores y la decoración, se encuentra en plena efervescencia y se trata de una moda que ha venido para quedarse. Hace años, los grandes decoradores e interioristas, se inspiraban y descubrían nuevas tendencias viajando a las ferias más importantes del mundo. Ahora, esa mecánica, está cambiando.

En nuestros días, cualquiera puede inspirarse gracias a otras personas a través de herramientas como Houzz, blogs, un tablero de Pinterest o una foto de Instagram. El ecosistema conectado en el que vivimos, hace que cualquiera pueda enriquecerse de otro, aunque se encuentre en la otra punta del mundo. Este hecho, asusta a muchos, especialmente a aquellos que viven de ello. Cualquiera que no se dedique al interiorisimo y a la decoración de forma profesional, puede hacer sus pinitos inspirándose con este tipo de herramientas sin necesidad de recurrir a un decorador. Incluso se da, que gente sin preparación específica en el entorno del interiorismo, comienza a ejercer como profesionales asesorando a terceros.

Este hecho no debe ser visto como una amenaza para el sector, si no como una gran oportunidad. Debemos vivirlo como una buena noticia y aceptar, que la ola de las nuevas tecnologías, cambia por completo el panorama al que estábamos acostumbrados. En Interiorismo vivimos el reto con ilusión y con optimismo. Estamos encantados de que la gente se sume a esta tendencia, nos gusta que la gente valore y entienda el entorno de la decoración.

Desde nuestro estudio de interiorismo queremos ayudar y ser útiles. Queremos seguir estando cerca de nuestros clientes y queremos servir de inspiración a aquellos que nos siguen en cualquiera de nuestros canales sociales. En definitiva, queremos enseñar nuestro trabajo, no esconderlo.